¿Racismo dentro de la población LGBTI?

Sin duda alguna la respuesta es un rotundo sí.

Segun la investigación realizada por la revista “The Fact Side” y lejos de querer generalizar, parece que ser que ser hombre homosexual o bisexual y pertenecer a alguna otra minoría, te hace propenso a sufrir algún tipo de discriminación por parte de otras personas LGBTI.

Tenemos que iniciar con una observación. La situación que vivimos los gais en muchos lugares del mundo, e incluso en países que en los últimos años han reconocido a los derechos LGTB como en los EE.UU. o en Reino Unido, es terrible. La tendencia no parece indicar un cambio tal y como se observa en decisiones políticas como las de la nueva Administración estadounidense de Trump, o en el Reino Unido con la Brexit, tras el cual han aumentado los ataques LGTBfóbicos en un 147% en tan solo unos meses.

Sin embargo, las personas que pertenecen a una minoría étnica sufren discriminación diaria dentro de la misma comunidad LGBT. El 75% de los jóvenes negros y el 86% de los asiáticos dijeron que habían experimentado el racismo de personas gays. El porcentaje se eleva al 100% en el caso de los jóvenes árabes, mientras sube al 30% la discriminacion sufrida por los hombres latinos. La triste realidad es que estas discriminaciones no son hijas solo de las victorias de Trump o de la Brexit, aunque han sido más claras después de estas.

Los lugares donde experimentamos este tipo de racismo siguen siendo las aplicaciones y las paginas web dirigidas a un publico gay. Pero esto no es nuevo. Durante muchos años antes de que nacieran Grindr y sus hermanos, los perfiles de los sitios de citas como Gayromeo o Gaydar estaban llenos de frases como “No asiáticos” o “No negros”, etc…

Por supuesto que en estas paginas web y apps cada uno pone sus preferencias. Se puede preferir una persona mayor o más pequeña, una persona alta o bajita, un rubio musculoso y bronceado o un chico flaco y pálido… los gustos son gustos. Pero una cosa es tener una idea del chico de nuestros sueños y otra es elegir basandose en nuestros prejuicios y estereotipos. De esta manera no solo es que nos perdamos oportunidades interesantes, sino se actúa de una manera abiertamente discriminatoria. Muchas veces el hecho de tener pluma o ser pasivo puede ser objeto de burla y vergüenza, ya que se concuerdan con estereotipos sexistas y machistas.

Con las aplicaciones y los sitios web se puede convivir, la parte difícil es, sin duda, la vida real. Irse a un local gay siendo un hombre de raza blanca no implica dificultades mientras que si eres negro vienen las inevitables preguntas: ¿Sabes que es un club gay? ¿Has estado aquí antes?. De hecho, es característica común para todas las personas que han contestado a la encuesta ser tratado como un objeto. Se han sentido en esta condición el 85% de los negros, el 75% de los árabes, el 80% de los latinos y el 54% de los que vienen de Asia y el este de Europa.

¿Y qué pasa con el lenguaje racista? Tanto en las apps o en persona, los encuestados han experimentado los insultos más coloridos como negropakimono, esclavo negro para llegar a no asiáticosno negros, etc… hasta GPN ( gran p****n negro), que representa a la perfección el estereotipo gay sobre las personas negras.

Uno de los problemas reconocido por todos los grupos étnicos, es que la representación de las personas gays en los medios de comunicación LGTB es altamente discriminatoria: los grupos étnicos están representados adecuadamente y proporcionalmente solo por el 16% de los negros, por el 9% de los asiáticos, por el 20% de hispanos, por 25% de los árabes y el 24% de los blancos. Y casi todos los encuestados están de acuerdo en la sobreexposición de los hombres blancos en la narrativa de la comunidad LGBT, como si existiera una jerarquía que debe ser respetada.

Todos estos datos llevan a la conclusión de que la población LGBTI tiene un gran problema de racismo dentro de sí misma que hay que resolver. Están convencidos de eso el 100% de los encuestados árabes, el 81% de los negros, el 82% de los asiáticos, el 70% de los latinos y también el 49% de los blancos.

En el momento en que reconocemos que el movimiento gay es racista ya es un buen punto de partida. Hay que recordar que cuando hablamos de gais mucha gente se refiere a gay blanco. Los gay blancos deben aprender a reconocer el hecho de que sus hermanos negros, asiáticos, latinos y de otras minorías étnicas sufren una gran discriminacion debido a su origen étnica y que deben actuar en consecuencia .

Las personas pertenecientes a todas las minorías étnicas tienen que hacer oír su voz para ser vistos y representados. Se debería llevar, por ejemplo, a la gente que se siente discriminada, a trabajar en organizaciones LGBT en posiciones importantes, asegurándose de que estas se conviertan en un medio en el que trabajen esta realidad dentro del mismo colectivo gay. Si no se actuara así, estamos condenados a vivir en una comunidad que desconoce su diversidad y se discrimina a si misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.