Deseas tener faena con alguien y ninguno de los dos tiene sitio…

¿A quién no le ha pasado? Deseas tener faena con alguien y ninguno de los dos tiene sitio… Es una situación que muchos no saben manejar y dejan pasar la oportunidad del mejor polvo de sus vidas.

En este punto mucho dirán que la solución es un motel o un hotel. Pero vamos a ser sinceros, esa alternativa ya es algo más tradicional y aburrida. Es una opción que carece de morbo o «magia».

Por eso hoy les traemos algunas alternativas que para nosotros son las más interesantes y morbosas.

Un lugar público…

Es sin duda alguna la alternativa más arriesgada. Pero también puede ser una de las más morbosas por la adrenalina que se maneja. Puede ser un parque solitario, una zona verde a borde de carretera, un baño en un centro comercial (en un horario donde no se topen con menores de edad… Así que cuidado pillines).

Algo fundamental para poder tener una faena en estos sitios es llevar lo netamente necesario… Preservativos, efectivo y la identificación oficial (uno nunca sabe).

Acampar es una buena opción…

Si te quedo sonando una fantasía tipo «Secreto en la Montaña»  y ninguno de los dos tienen problema con estar en medio de un bosque, entonces esta alternativa es bastante llamativa y hasta divertida. Obviamente deben encontrar un bosque que sea alejado de la civilización o que al menos sea muy privado. Nada de ir a zonas de camping donde la norma es ir en familia.

Para esta opción es fundamental que quien sea el pasivo se prepare… Incluso con una dieta especial días antes de acampar (ya hemos hablando de lo importante que es que un pasivo se prepare bien para la faena).

También deben elegir bien los alimentos que van a llevar… Lo ideal es frutas y alimentos que no sean muy pesados para el estomago. Adicional llevar buena hidratación es fundamental, pues sabemos bien que luego de una faena deshidratarse es frecuente.

Un sauna gay…

Ya antes les hemos hablando en detalle las bondades de ir a un sauna gay… Pero cuando de lugares para una buena faena, esta alternativa no puede faltar.

Un sauna gay (que sea bueno obviamente) es una opción segura y un poco más cómoda que las anteriores. Tendrás un lugar donde ducharte por ejemplo, algo que muchos ven fundamental para antes y luego de una faena.

Por otra parte, en los sauna gay podemos tener nuestra faena en las zonas húmedas (sauna, turco, jacuzzi) mientras otros hombres nos ven… Y tal vez puedan unir a otra persona o dos, o tres… Bueno, depende de que tan golosos sean pillines.

Pero si desean tener la faena en privado, muchos saunas cuentan con cuartos privados para llevar a cabo esos oscuros y anales planes.

Así que pillines, si ninguno de los dos tiene sitio para la faena, eso no puede ser excusa para reprimir esos oscuros y anales deseos. En lugares para tener sexo existen muchas alternativas para todos los gustos.

Ahora… Turno para ti. ¿Qué otro sitio recomiendas para una faena? Déjanos tus comentarios (mientras más detalles mejor… Así disfrutamos todos jejeje). 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.