Así es la menstruación para los hombres trans

Existen necesidades fisiológicas que no se les escapan a las personas trans, sobre todo a aquellos que se someten a una transición mujer-hombre. Una de ellas es la menstruación. Por fortuna vivimos en el siglo XXI y muchas marcas han sacado a la venta desde toallas sanitarias tradicionales hasta las famosas y súper prácticas copas menstruales. Sin embargo, muchos chicos trans no siempre son tomados en cuenta por las empresas de este giro.

Tal es el caso de Sawyer Devuyst, un modelo trans que apareció en la publicidad de thinx, una marca de lencería especial que le evita a las personas tener que usar los fastidiosos tampones o toallitas sanitarias. La marca se compone de tres tipos de prendas: tanga, vedetina y culotte, las cuales tienen la capacidad de absorber dos veces más que cualquier tampón, neutralizando el olor.

Sin embargo, Sawyer no ha dejado de lidiar con la menstruación pese a su transición. Es algo con lo que ha aprendido a vivir y que no ya no representa ningún tipo de inconveniente. Aunque al inicio era todo lo contrario.

En entrevista para Thinx, Sawyer reveló que cambiarse un tampón en el baño de hombres “definitivamente es un riesgo”. Según el chico, tuvo que arreglárselas todo este tiempo para poder disimular ante los demás hombres.

Llevo varios pares de ropa interior con un par de bóxers solo para asegurarme de que no se escape en cualquier lugar y que nadie sepa que tengo mi periodo.

Lo cierto es que Sawyer no es el único del que tenemos noticia que ha padecido las inclemencias de un periodo menstrual como chico trans. Jamie Raines es otro que, al igual que Sawyer, encontró una manera cómoda de sobrellevarlo.

Raines es un joven transgénero de 23 años que se ha hecho famoso por subir videos a su canal de YouTube donde comparte vivencias personales sobre su transición de género, al mismo tiempo que alienta a aquellas personas que no se deciden a aceptarse y quererse tal cual son.

El chico se sometió desde 2014 a un tratamiento hormonal, que hizo que su apariencia cambiara  radicalmente (foto de portada). Sin embargo, se vio en la necesidad de modificar su tratamiento ya que la testosterona que ingería le regresó algo que no experimentaba desde hace mucho: la menstruación.

Poco después del nuevo Testogel comencé a recibir un invitado muy muy distante. Básicamente tuve mi periodo por primera vez en cuatro años. Me sentí muy mal debido a ella, es difícil explicar el momento en el que me di cuenta de lo que estaba sucediendo.

Desde luego, la llegada de la menstruación sorprendió a Jamie. Pero, aunque al principio tuvo que lidiar no solo con el ciclo menstrual sino con pensamientos duros sobre su la efectividad de su transición, aprendió a hacerle frente para volver a ser el chico que solía ser antes de que llegara este “invitado” incómodo.

Fue un momento horrible. Mi corazón se rompió. Empecé a sentir pánico. Yo estaba completamente congelado en el inodoro. Me pareció tan difícil dejar de pensar en ello y solo seguir mi día. Me pareció tan duro que me vi sentado llorando y volviéndome loco.

En caso de que no se hayan sometido a ningún régimen de hormonas como Jamie Sawyer, la mayoría de los hombres trans experimentan la menstruación. Y si bien no a todos les parece incómodo esto, hay muchos que encuentran en ella una vuelta inevitable a su vida anterior, lo cual no se adapta a su nueva identidad.

Finalmente, Jamie bromeó con la experiencia e invitó de paso a los hombres trans a ser fuertes y recordar que “la menstruación no los hace menos hombres”.

He trabajado duro para no dejar que me afecte negativamente en este camino. No me hace menos hombre que nadie. Solo recuerden, no va a durar para siempre y no va a afectar lo que son.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.