Isabel II

Isabel II… La reina que supo perdonar las infidelidades

Isabel II ha fallecido… Y tras ser la monarca más longeva de la historia moderna, deja a su paso infinidad de hazañas, historias y por supuesto chismes.

Y como en NotiGay.com somos tan facinerosos y nos encantan los chismes, entonces decidimos honrar a la reina con lo que mejor hacemos… Chismear.

Resulta que Isabel II desde muy joven, por allá cuando ella tenía menos de 20 años, conoció al príncipe Felipe de Edimburgo (quien también era menos de 20 años) en un paseo en un barquito.

Eso desde un inicio ese par se coquetearon, escribieron y al final se enamoraron. Pero a la monarquía británica no le gustaba de a mucho esa relación de ese par. Sin embargo Isabel II era como medio terca y al final se casó con Felipe.

El asunto es que después de casarse, Felipe era todo un coqueto. Él era alto, acuerpado, rubio… El sueño húmedo de más de uno. 

Para la prensa amarillista de la época y muchos en la monarquía, era evidente que Isabel II en su cabeza no solo llevaba la corona, sino que junto a ese pesado adorno de oro y piedras preciosas, tenía un par de cuernos bastante ostentosos.

Y es que según los chismes de la época, por la entrepierna del príncipe Felipe pasaron artistas famosas como Pat Kirkwood, Daphne Du Marier quien era esposa de uno de sus empleados e incluso se revolcó con Helene Cordet, quien era la madre de uno de sus ahijados.

Evidentemente para la reina Isabell II todas esas aventuras no pasaron desapercibidas. Sin embargo ella siempre mantuvo las apariencias y supo sobrellevar esas situaciones con altura y sin mucho escandalo (No como tu ex que te hacía drama en Facebook cada que alguien comentaba una de tus fotos). 

Y es que ser la cabeza de una de las monarquías más «exitosas» de la historia, es una tarea ardua y penosa. Eso de aparentar ser perfectos, impolutos, sin mancha alguna… Es una tarea titánica.

De Isabel II podemos decir muchas cosas cuestionables, pero si algo debemos reconocerle, es su capacidad de aparentar ser perfecta… Incluso en los momentos más complejos de su vida.

En fin… Seguro al rededor de la monarca y su familia hay infinidad de jugosos chismes por contar. Y ahora con la ausencia de la reina, veremos en muchos portales y libros todo tipo de historias para entretenernos.

Descanse en paz reina Isabell II… En el más allá la esperan su coqueto esposo y la princesa de Gales con uno que otro reclamo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.