Las etapas necesarias para el cuidado del cabello

Mantener un cabello bonito es relativamente fácil si se sigue el método correcto. El cabello está confeccionado de proteínas, por tanto llevar una alimentación sana y una buena higiene de vida es algo esencial para el mantenimiento del pelo en toda su extensión. Al mismo tiempo, hoy ofrecemos algunos consejos prácticos sobre el cuidado del cabello, y lo que se puede hacer en casa para mantener la belleza del pelo durante más tiempo.

Lavarse el cabello con demasiada frecuencia lo puede secar, eliminar sus aceites naturales, y estropearlo. Lo ideal es lavarse el pelo un máximo de cada 2 días o incluso dos veces a la semana.

Hay que escoger un champú que se adapte al tipo de cabello. No es bueno utilizar cualquier champú, lo ideal es optar por el que funciona mejor con el tipo de cabello personal.

Higiene capilar

Para el pelo rizado se debe optar por un champú suavizante. Para el pelo aceitoso se debe utilizar un champú suave concebido para el lavado cotidiano. Para el cabello teñido o tratado es necesario utilizar un champú enriquecido con extractos o aminoácidos, porque el tratamiento del pelo es fundamental para evitar todo tipo de daños.

El cabello seco requiere probablemente un champú con glicerina y colágeno para ayudar a restablecer un poco de humedad en el pelo.

En todo caso, siempre hay que ser prudente sobre el uso de productos de cuidados capilares con demasiadas proteínas. Y es que muchas proteínas pueden secar el pelo y debilitarlo. Mientras que la proteína es la piedra angular de la salud del pelo, utilizar acondicionadores que vienen con ingredientes equilibrados es algo fundamental.

El pelo se puede enjuagar con vinagre antes de utilizar el champú. Esto contribuye a que el pelo esté más brillante y más limpio. Además, protege de la caspa. Lo normal es utilizar una parte de vinagre, de manzana bio preferentemente, y tres partes de agua caliente. Luego se enjuaga y se lava bien el pelo como de costumbre.

Una vez que se sale de la ducha, se puede envolver el pelo en una camiseta de algodón. Las toallas están confeccionadas con tejido rugoso y que pueden dañar el pelo, provocando que en las puntas el cabello se abra. Igualmente conviene evitar el cepillado del pelo mojado, puesto que fragiliza el pelo y provoca que se rompa. Se debe utilizar únicamente un peine con púas anchas para desenredar el conjunto del cabello, mientras esté mojado.

Igualmente se debe evitar el uso del secador. El cabello sano no responde bien al calor. Los cabellos pueden sufrir daños provocados por el calor, sobre todo cuando se utiliza aire caliente en el secador de pelo. Si se utiliza este electrodoméstico, conviene secar el pelo utilizando la regulación más baja de temperatura, y limitar el uso a una vez por semana.

Si se toma una ducha antes de acostarse por la noche, el pelo se puede recoger y dejarlo que se vaya secando al aire. El cabello debe estar seco por la mañana.

Cepillarse el pelo estimula los folículos que favorecen el crecimiento, pero el cepillado demasiado frecuente, provoca daños al cabello que se traducen por puntas abiertas.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here